viernes, 18 de abril de 2014

Gabriela De Cicco






Queerland


VII


Lo raro de traducir el deseo
a otra lengua, es la propia lengua
que no alcanza para adjetivar o nombrar
el espasmo último de verte, desnuda, en danés,
a los pies de mi cama parisina.






Tsukimi
(contemplación de la
luna llena de otoño


I

El ojo de dios es
una mujer que me observa
clara y divinamente






Suzuri
(pastilla de tinta)


I

¿Qué ideograma o
qué idea puede
trazar el perfil,
el cuerpo, desaparecido?




VII

Extranjera caligrafía.
Las patitas del gorrión
apenas bruñen la arena.
¿Es esto lo que queda
del amor?










1 comentario: