lunes, 15 de noviembre de 2010




tanta espuma ida
en los recuerdos
de la que creímos nuestra
corriente
y hoy
son distintos los susurros
que nos marcan
el cuerpo que somos
(tal vez el que no fuimos)


2 comentarios:

  1. Este poema Heraclipolítico me sorprendió! Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Para ser sincera, no es nuevo, pero demasiado actual. Abrazo, Mari!

    ResponderEliminar